Blog de Alfonso Roldán Panadero

Autorretrato
Mi foto
En las fronteras hay vida y tuve la suerte de nacer en la frontera que une el verano y el otoño, un 22 de septiembre, casi 23 de un cercano 1965. En la infancia me planteé ser torero, bombero (no bombero torero), futbolista (porque implicaba hacer muchas carreras), cura (porque se dedicaban a vagar por la vida y no sabía lo de la castidad...) Luego, me planteé ser detective privado, pero en realidad lo que me gustaba era ser actor. Por todo ello, acabé haciéndome periodista. Y ahí ando, juntando palabras. Eso sí, perplejo por la evolución o involución de esta profesión. Alfonso Mauricio Roldán Panadero

miércoles, 7 de septiembre de 2016

El elegido: hoces, martillos y un piolet

Los años inmediatamente anteriores a la Segunda Guerra Mundial fueron tan trágicos como repletos de esperanzas. La Guerra Civil española fue el centro mundial de esa tragedia y esas esperanzas. Tal como se relata en El Elegido, el asesinato de Trotsky a manos de Ramón Mercader acontece en ese tiempo; en un escenario ocupado por espías, engaños, mentiras y fanatismos.

Sin duda, El Elegido es una película para ver sin peligro de spoilear, porque es sabido que Trotsky, visceral enemigo de Stalin y viceversa, acabó con un piolet en la cabeza. Con todo, estamos ante un thriller político que abarca aproximadamente tres años: desde que Ramón Mercader es captado por el Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos de la Unión Soviética, el NKVD, o el GPU, o el OGPU… en definitiva, una sección del KGB; hasta el asesinato de Trotsky el 21 de agosto de 1940.

En ese tiempo asistimos al entrenamiento deshumanizador a que es sometido Mercader; a su cambio de identidad por la de Jacques Mornard; a su relación sentimental con Silvia Ageloff, secretaria de Trotsky a quien acompaña hasta México… Y sobrevolando siempre, Caridad del Río, la madre de Mercader. Por lo tanto, dos mujeres marcan esos años del protagonista: una madre stalinista que promueve a su hijo para ser un héroe y una novia trotskista, quizá extremadamente ingenua, a la que utiliza durante años para cumplir su “misión”.

Más allá de esos personajes principales, en la película aparece un secundario con un pequeño pero decisivo papel, el capitán comunista Carles Vidal (Roger Casamayor), a quien Mercader salva la vida en el frente español. Un personaje que desconozco si es histórico o de ficción, pero que quizá aporta humanidad o, mejor, humanismo, en un mundo de sectarismo y tropelías.

Thriller político

El elegido es trepidante, intrigante, elocuente. Además evidencia un importante trabajo de documentación en el que se intuye Asaltar los cielos (1996), imprescindible documental de Javier Rioyo, que profundiza en la vida de Mercader. La famosa y actualizada frase de Marx, que da título a este documental, venía a cuento por el peculiar asalto a los cielos que los protagonistas emprenden, más allá de la democracia y las urnas.

Cuenta El elegido un momento crucial de la historia contemporánea, quizá no suficientemente tenido en cuenta, pues, como asegura su director, Antonio Chavarrías, Trotsky “era el único hombre que tenía suficiente autoridad y prestigio para enfrentarse a Stalin. Esa muerte cerró la posibilidad a cualquier cambio de rumbo en la Unión Soviética”. Todo ello, eso sí, a punto de comenzar la guerra que enfrentó al mundo.
Recomendable, además, disfrutarla en versión original para comprobar la torre de Babel que era aquello y corroborar que Mercader nunca habló español una vez cambiada su identidad. Bueno…, en un momento dado, una frase se le escapa.

Dirección: Antonio Chavarrías.
Reparto: Alfonso Herrera, Hannah Murray, Julian Sands, Elvira Mínguez, Frances Barber, Henry Goodman, Gustavo Sánchez Parra, Emilio Echevarría, Javier Godino, Luis Rosales, Brontis Jodorowsky, Alejandro Calva.

País: España.

"Asaltar los cielos" está en Youtube, aquí.





No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada